Mostrando entradas con la etiqueta Poesía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poesía. Mostrar todas las entradas

martes, 6 de febrero de 2018

Qué triste

Qué triste
aquel que sólo cree
en la sombra alargada
de la apariencia
y el que piensa
que nadie es bueno.
Qué tristes sus vidas
de lentejuelas amargas
y defensas con golpes
al aire.
Hoy lloro por ellos.
Al fin y al cabo
andan conmigo
y sé lo mucho que sufren.
Cuando cesen las lágrimas
les diré tres palabras:
no es verdad.


( Cris Carrasco García)

Imagen: Shimura Tatsumi


domingo, 28 de enero de 2018

Tres poemas de Claribel Alegría

AMOR

Todos los que amo
están en ti
y tú
en todo lo que amo.

DESHORAS

A veces
pienso en ti
en lo que pudo ser
en tu ternura presa
en las deshoras.

EPÍLOGO

... Existen los barrotes
nos rodean
también existe el catr
y sus ángulos duros
y el poema río
que nos sostiene a todos
y es tan sustantivo
como el catre
el poema que todos escribimos
con lágrimas
y uñas
y carbón.


Imagen: Cecile Mancion

viernes, 26 de enero de 2018

Nunca me defendí de tus críticas

Nunca me defendí de tus críticas
ni de tus burlas veladas.
Cuando sacabas tu cola de pavo real
yo miraba para otro lado
y me creíste cobarde
o tonta
o tonta cobarde.
Pero siempre supe
que con un leve deseo
hubiera alzado dos mínimos dedos
de mi mano izquierda
y te hubiera convertido en cerilla usada.
Nunca lo hice y dejé crecer la hierba
que pisabas.
Quizá es a eso a lo que llaman pacifismo
o quizá es que nadie tiene culpa.
Tampoco tú.

( Cris Carrasco García)


Imagen: Tina Spratt


The promise - Tracy Chapman (traducida)

Para mí, Tracy Chapman es una poetisa que pone música a sus canciones. Y para muestra, esta bellísima The Promise.


La Promesa

Si tú me esperas,
entonces vendré a ti.
Aunque haya viajado lejos
siempre he guardado un lugar
para ti en mi corazón.

Si piensas en mí,
si me extrañas de vez en cuando,
entonces volveré a ti,
volveré y llenaré ese espacio
en tu corazón.

Recordando
tus caricias,
tus besos,
tu cálido abrazo,
encontraré mi camino
de regreso a ti,
si tú me esperas.

Si sueñas conmigo
como yo sueño contigo
en un lugar cálido y oscuro,
en un lugar donde puedo sentir
el latido de tu corazón.

Recordando
tus caricias,
tus besos,
tu cálido abrazo,
encontraré mi camino
de regreso a ti,
si tú me esperas.

He tenido
ansias de ti
y he deseado
ver tu rostro, tu sonrisa,
estar contigo
dondequiera que estés.

Recordando
tus caricias,
tus besos,
tu cálido abrazo,
encontraré mi camino
de regreso a ti,
si tú me esperas.
Por favor, di que me esperarás.

Juntos otra vez
me sentiría tan bien
al estar en tus brazos,
donde todos mis viajes acaban.
Si puedes hacer una promesa,
una que puedas mantener,
juro que volveré a ti
si tú me esperas.

Dime que guardarás
un lugar para mí
en tu corazón.


martes, 16 de enero de 2018

Estoy aprendiendo

Estoy aprendiendo
a tomar el té con mis aristas
y cuando lo hago
se desvanecen como vapor de agua...
¿Se convertirán en nubes?
No quiero pensar en un cielo
lleno de esquinas sino redondo,
plano, azul y tibio,
aunque mi única certeza
es que al disipar las nieblas
preparo un vacío
que intento colmar
de la sabia serenidad
que me conduzca al amor.

( Cris Carrasco García)

Imagen: Huguette Clark

viernes, 5 de enero de 2018

No esperes

No esperes
a la lluvia de noviembre.
Sobre el alféizar de la ventana
he puesto mis zapatos
esta noche de epifanía
para que dejes en ellos
el regalo de un recuerdo.
Si el Ave Fénix
pudo resurgir de sus cenizas
también nosotros podremos
derretir las paredes de hielo.

( Cris Carrasco García)



Imagen: Ralph Heynen


miércoles, 3 de enero de 2018

Este año no florecerá la camelia

Este año no florecerá la camelia
antes de mi marcha
y no veré el regalo de sus flores.
No diré que me entristece,
pero añoro los pétalos abiertos
y la rebeldía transgresora
floreciendo entre los durmientes.
Sí. Lo añoro
mirando sus gemas prematuras
mientras me pregunto si cuando ya no esté
recordará mis caricias en sus hojas.

( Cris Carrasco García)

Imagen: Natalia Syuzeva

domingo, 31 de diciembre de 2017

Que cada día tengas motivos

Que cada día tengas motivos
para seguir viviendo,
que la lluvia caiga con dulzura
sobre tu ventana,
que encuentres un refugio
sano y fuerte que te consuele del dolor,
que tengas fuerza y serenidad,
que encuentres tu camino
si lo estás buscando
y que se den las condiciones para seguir
si ya lo encontraste,
que no te dejes seducir
por el canto de las sirenas de plástico,
que puedas sonreír ante la adversidad,
que acojas con un abrazo al que viene de lejos
y sigas amando al que tienes cerca.

Te lo deseo hoy y siempre
incluso cuando nuestros cuerpos se agoten
y tengamos otros
que todavía no conocemos.

Feliz comienzo. Feliz continuación de la vida.

( Cris Carrasco García)

Imagen: Cecile Mancion

jueves, 28 de diciembre de 2017

Brota el poema

Imagen: Erica Hopper


Brota el poema
en la línea divisoria
con el cielo
donde entre los árboles
aparece la luz rosada
que llaman atardecer.
En poco tiempo se desdibuja,
se diluye y muere
para ser recuerdo,
nostalgia y lágrima. 

( Cris Carrasco García)

Tres poemas de Mía Gallegos

De " Los reductos del sol"

VIII

Vivir, ya he dicho:
tener entre las manos un fajo de papeles:
un lápiz, libros, dibujos, sueños.

El alma al descubierto,
vulnerable.
Estar así. Beberse a uno mismo.
Sollozar.

Tomarse el invierno para tejer
una mansión de lino
vigilantes los senos
escondidos en la piel.
Vibrar.
Repasar las camisas, acomodar los sueños,
dejar en perfecta armonía los clavos, la canela,
el azúcar y los aromas.

Dejar el alma al despoblado,
musitar pequeños versos de Sor Juana,
olvidar castigos y derrotas.
Recordar el olor de un verano en Guanacaste.
Fruncir el ceño por placer,
sonreír por malicia.
Vivir,
acomodada entre sombras
aniñando los ojos
y olvidar, olvidar.

Imagen: Rebecca Green


En mi habitación tejo el viento

En mi habitación tejo el viento.
Ignoro si son remotas mis lágrimas
o si están guardadas al lado de amarillas
fotografías,
junto a dedales y agujas que sollozaron.

Cavilo uniendo las puntas de la aguja
con la lana.
Desatiendo la espera.
Tejo y olvido.

De pronto pierdo el punto
y un agujero se deshace sobre el sillón
y mis manos.
Quedo entrelazada toda
en un ovillo de amor y lumbre.

No sé
 si tejo para esperarte
o si trazo en círculos
el viento
y mi mortaja.



Imagen: Guan Zeju


El ojo de la aguja

VIII

Al amor llegué con un grito de seda
y puse las dos mejillas, 
el cuerpo y la conciencia.

Nada quedó de mí,
ni siquiera una carta,
ni siquiera un espejo en donde reconocerme.
Más aprendí a pasar
por el ojo de la aguja,
es decir, a perdonar sinceramente.
A perdonar la piel en el alambre,
a dolerme desde los pies
a la cabeza.

Lo perdí todo.
Y cuando entendí que no sabía defenderme de la gente,
respondí con una bofetada de ternura,
porque yo sé
que sólo los dulces heredarán la tierra.










lunes, 18 de diciembre de 2017

Tanka o como quieras llamarlo

Imagen: Jiwoon Pak


Cuánto tiempo sin escribir un tanka:


Mañana de lunes.
Va cantando feliz
mientras trabaja;
queda mucho cartón
por recoger. 

( Cris Carrasco García)

viernes, 15 de diciembre de 2017

Desayunos serenos




Desayunos serenos
acompañados de té
y fotografías
que llevan a lugares
con sabor a chocolate
o a pinturas que ofrecen
invierno y lluvia
despacio y en silencio
al filo de la mañana.

(Cris Carrasco García)
Imagen: Paul Gustav Fisher

martes, 12 de diciembre de 2017

Se calmó el viento

Imagen: Leon Smet



Se calmó el viento
dejando algunas tacitas rotas.
La porcelana es así de frágil,
casi tanto como los sentimientos. 

(Cris Carrasco García)

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Y a pesar del sinsentido

Y a pesar del sinsentido,
cuando te pienso
no siento dolor, ni ira,
ni odio.
Sólo una paz desmesurada
que me lleva a dedicarte
los pequeños méritos
del tesón cotidiano.
¿Será a ésto
a lo que llaman madurez?

( Cris Carrasco García)
Imagen: Guan Zeju

Hace tiempo tuve que elegir





Hace tiempo tuve que elegir
entre morir de hambre o ser yo.
No lo dudé
y fui a pescar la luna
del agua de los charcos.
Aprendí
a soltar redes y a caminar
enfangando el espejismo
con mis pies alborotados.

( Cris Carrasco García)
Imagne: Heather Stillufsen

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Una vez fui rocío



Una vez fui rocío
y acaricié
el filo tembloroso de una hoja.
Bebió mi agua con avidez
y así me fundí en ella.
Ahora no sé
dónde termina la hoja
y dónde comienza el agua.

( Cris Carrasco García)
Imagen: Cinzia Bolognesi

martes, 28 de noviembre de 2017

Las siete y media



Las siete y media.
Alguien, puntual a su cita,
manda un poema
de musarañas azules
y da los buenos días
desde un lugar frío.
Alguien envía la imagen
de una mujer melancólica.
La melancolía es el encanto
de la tristeza...
Y yo que tengo las manos congeladas
entre la piel de la fruta,
pienso en todas las maneras
que hemos inventado para decir
estás. Me acuerdo. Te quiero.

( Cris Carrasco García)
Imagen: Bryce Cameron


viernes, 10 de noviembre de 2017

A veces me convierto



A veces me convierto
en hoja de otoño que cae del árbol
sólo para estar segura
de que sé cambiar.
Pero cuando llegue el invierno
por favor, que no me transforme en hielo
sino en rayo de sol.

(Cris Carrasco García)
Imagen: Sibel Cerbiz

Cuando comencé a surcar este mar

Imagen: Danielle Richard

Cuando comencé a surcar este mar
me temblaban las rodillas,
en su mitad, hubo maremotos
y ahora que se divisa la costa
las aguas saladas de mis ojos
se funden con las olas.
He aprendido a ser espuma y barco
a la vez
y a encender pequeños candiles
pero todavía no soy faro
que sepa guiar en las tormentas.
Callarán las gargantas marineras
y las madrugadas nos esperarán
con otros cantos.
Ya queda menos para llegar al puerto
y me vuelven a temblar las rodillas.
Cuando baje a tierra
el samsara habrá cambiado tanto como yo
pero nos reconoceremos.
Veré más claro el sueño turbio
que lo envuelve
y quizá él vea en mí
a la guardiana de los seres
que cruzan el puente
entre dos vidas. 

( Cris Carrasco García)

jueves, 19 de octubre de 2017

Aquel tiempo

Aquel tiempo
en que andábamos medio escondidas
y con pelucas
para que nadie viera
los efectos del veneno...
Aquel tiempo
en que oía decir a mi madre y abuelas:
" le han cortado un pecho"
en un susurro, como una vergüenza,
como mirando a una muerta en vida,
a alguien que ha perdido la batalla...

Pero salimos a la calle
y gritamos: " no somos perdedoras,
ya no tengo pecho
pero mi cuerpo todavía baila
la danza de la vida"
y cambiamos la peluca por pañuelos
o dejamos al aire la cabeza de bebé
que está naciendo otra vez.

No.
No somos perdedoras. Tampoco ganadoras.
Porque ésto no es una guerra.
Es un momento.
Una enseñanza en el camino.
Podemos dejarnos la vida en ello. Sí.
Y deja que te cuente este miedo
a lo que pueda ocurrir.
Deja, por una vez, que pronuncie palabras
como enfermedad, cáncer,
miedo, incertidumbre o muerte
y deja que llore
porque la fuerza surge
cuando fluyen las lágrimas estancadas.

Y si después de todo seguimos adelante
y volvemos a ver la luz
sabremos mejor que nadie
el valor de contemplar el amanecer.

( Cris Carrasco García)
Imagen: Cinzia Bolognesi