lunes, 11 de septiembre de 2017

Me regalaste la cola de un cometa

Imagen: Danielle richard

Para Aung San Suu Kyi

Me regalaste la cola de un cometa
en el tiempo de la noche
y ahora me invitas
a tomar el té con la tristeza.
Olvidé que eras humana
y podías confundirte, oscurecerte,
hacer mucho daño
y decir yo no.

No te devuelvo la cola del cometa,
te ofrezco un cielo de súplicas
y apelo a la compasión.
Yo, tan pequeña, tú, tan lejos,
pero las dos en este mundo
donde las alas de las libélulas
agitan corazones
más allá del océano. 

( Cris Carrasco García)