jueves, 21 de septiembre de 2017

Hoy no puedo escribir poesía

Imagen: Amelia Jane Murray



Hoy no puedo escribir poesía
porque me pesan el mundo
y la existencia.
Aunque quizá,
porque me pesan el mundo
y la existencia
debería dejar mi rastro de letras
en un papel
para hacer liviana la carga
o simplemente
para decir que mi sobrino
hoy me ha preguntado:
"Tía, ¿ si Catalunya se va de España
Zaragoza tendrá playa?"
Y que he reído un poquito. Sólo un poquito.
Y después seguía preguntando: " Tía, y si Catalunya
se va de España, ¿Con quién va a jugar
la liga el Barça, y por qué están deteniendo a la gente
y por qué no quieren que voten...?

Decir también que se ha asombrado
de lo poco que duran los terremotos:
" Un minuto, tía, eso no es nada"
Y le he dicho: "Cuenta hasta sesenta
e imagina que el suelo no para de moverse
y que te caes y no puedes levantarte
pero tú quieres salir a la calle
porque todo se te puede caer encima.
Todo eso mientras cuentas hasta sesenta
y no te puedes saltar un número
ni hacer trampa y contar de diez en diez".
Gracias a él y a su edad pequeña
me he dado cuenta de que estoy aquí
a pesar de todo.

¡ Qué poema tan extraño!
es demasiado banal, demasiado prosaico,
es ante todo un vómito de plomo.
Ahora peso menos
sin ser todavía libélula.

( Cris Carrasco García)




domingo, 17 de septiembre de 2017

Haiku o como quieras llamarlo

Imagen: Desconozco su autor/a


Este domingo
de dulce septiembre
anuncia el otoño. 

( Cris Carrasco García)

Disculpa si hoy mi mente es ausencia



Disculpa si hoy mi mente es ausencia
pero ha llegado otra vez el lobo.
Y ya sabes:
debo extender la alfombra
y tumbarme junto a él
mientras le coso dos alas
para que salga volando por la ventana.
Son extraños estos lobos.
Cuando llegan
siempre hay que estar a su lado
y enseñarles a volar.

( Cris Carrasco García)
Imagen: Noemí Villamuza

lunes, 11 de septiembre de 2017

Esparcidos por el mundo


Imagen: Natalia Deprina



Esparcidos por el mundo
como semillas de arroz,
l@s amig@s me hablan
de terremotos y huracanes.
Están bien. Tod@s están bien,
pero... ¿Cuántos que nunca he visto
no lo estarán?

Me cuentan del silencio atronador
cuando se aquietan
el agua y la tierra,
cuando sacan los cadáveres
envueltos en sábanas blancas
y todo calla.
Hasta el rugir furibundo de las olas. 

( Cris Carrasco García)